S.O.S. DE LA TEORÍA A LA PRÁCTICA, DÓNDE PODÉS RECURRIR.
13/06/2020
TOP TEN de argumentos bizarros de los antiderechos.
12/06/2020

MANIFIESTO DE LAS 343

Por María Marta Serra



«Un millón de mujeres abortan cada año en Francia. Ellas lo hacen en condiciones peligrosas, debido a la clandestinidad a la que son condenadas cuando esta operación, practicada bajo control médico, es una de las más simples. Se sume en el silencio a estos millones de mujeres. Yo declaro que soy una de ellas. Declaro haber abortado. Al igual que reclamamos el libre acceso a los medios anticonceptivos, reclamamos el aborto libre.»

Simone de Beauvoir escribió El segundo sexo en 1949, un texto fundamental en la teoría feminista. Sin embargo, ella no se consideraba feminista en esa época.
En el libro se sostiene que “las mujeres carecen de los medios concretos para congregarse en una unidad, que se afirmaría al oponerse”. A diferencia de los proletarios y otros grupos sociales, las mujeres carecen de una historia común, que les permita establecer lazos de solidaridad, que prioricen el vínculo entre ellas. “Burguesas, son solidarias de los burgueses y no de las mujeres proletarias; blancas, lo son de los hombres blancos y no de las mujeres negras”
A partir de 1970, Simone de Beauvoir se acerca al Movimiento de Liberación Femenina y se suma a la lucha por el derecho a la Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE). En 1971, redacta el “Manifiesto de las 343”, donde en un acto de desobediencia civil, 343 mujeres declaraban haber abortado. Se conoció también como “Manifiesto de las 343 Zorras”. La ley a favor de la IVE fue aprobada en 1975. Se llamó Ley Veil por Simone Veil, Ministra de Salud, quien siendo la única mujer en el gabinete y con solo 6 meses en el cargo, presentó y defendió el proyecto de ley, logrando su aprobación; en un contexto de políticas públicas pro-natalicias.
Actualmente, en nuestro país, la lucha a favor de la legalización de la IVE reúne a personas de distintas identidades sexuales, distintas clases sociales, diferentes generaciones y distintos partidos políticos. Participan no solo personas con capacidad de gestar, sino quienes entienden que la batalla es por la autonomía no de una, sino de todes.
Podemos decir ahora que el movimiento feminista tiene su historia y que Simone de Beauvoir también es parte de ella, así como todas aquellas personas que lucharon y luchan por nuestros derechos.