TOP TEN de argumentos bizarros de los antiderechos.
12/06/2020
LA DEUDA EN MOVIMIENTO: QUIENES MIGRAN TAMBIÉN ABORTAN
12/06/2020

PREDICCIÓN : Aborto y estrategias de cuidado en el marco de la pandemia.

Por Daniela Maza


En un tránsito epocal donde el COVID-19 obligó a los actores políticos a asumir estrategias de cuidado de la salud pública, Argentina tomo medidas preventivas diferenciándose de aquellas de libre circulación adoptadas por algunos Estados (EEUU y Reino Unido) que etarizaban la supervivencia humana. Tomando los datos de otras experiencias estatales, en nuestro país se decretó el aislamiento social obligatorio, mientras algunas voces señalaban que la pandemia es un mecanismo de control ambiental en el que los actores más vulnerables a los efectos de virus son los que presentan mayor riesgo.
Tales posicionamientos políticos nos alerta y obliga a reflexionar, que el cuidado de las personas como estrategia de protección de la vida en el marco de la emergencia epidemiológica no debe ser el único escenario en el que se adopten medidas excepcionales para garantizar la seguridad humana, imponiéndose la intervención del Estado en el desarrollo de un modelo público salutogénico.
La indiferencia como estrategia, si bien es una opción política, hoy sus principales sostenedores la han abandonado, quedó demostrado que es necesario amplificar la accesibilidad al sistema de salud y que tal comportamiento es una obligación legal que no admite objeciones ni supra o infra-valoraciones, más aún cuando nos encontramos con actores que históricamente han sido vulnerabilizados.
Desde esta perspectiva, la atención y cuidado de la salud de las personas gestantes que deciden llevar a cabo la interrupción del embarazo no puede quedar en la clandestinidad y bajo escrutinio social e institucional, debiendo el servicio de salud actuar, asistir y trabajar sobre estas realidades que muchas veces termina en la muerte.
Estamos transitando una instancia temporal en el que la finitud de la vida ante un virus desconocido tornó visible la fragilidad humana, esto nos habilita desde la perspectiva del cuidado a reorganizar nuestras prioridades como sociedad, revisar nuestras prácticas de cuidado y autocuidado, rediseñar las políticas públicas y delinear las acciones del Estado, por ello, aún en medio de la crisis epidemiológica que hoy envuelve al mundo, tenemos que activar estos mecanismos para garantizar que el plan de vida y las decisiones sobre el propio cuerpx sean acompañadas por una acción pública y social que garantice el cuidado de quienes eligen interrumpir el embarazo. 

Imagen: @dantemaza